Tributación conjunta o individual

Tributación Conjunta o individual

Tributación conjunta o individual

 

TRIBUTACION FAMILIAR

La normativa general del IRPF establece como forma general de tributación, la forma individual, aunque los integrantes de una misma unidad familiar también pueden optar por la tributación conjunta.

 

OPCION POR LA TRIBUTACIÓN CONJUNTA

Las personas que integren una unidad familiar pueden optar por tributar de forma conjunta en cualquier periodo impositivo, siempre que todos los miembros de dicha unidad familiar sean contribuyentes del IRPF.  (IMPORTANTE, dicha opción no vincula para ejercicios posteriores).

Debe entenderse por contribuyentes de la unidad familiar, el ser residentes en territorio español, o siendo residentes en territorio extranjero, estén dentro de las especificaciones que recoge la propia Ley.

La tributación conjunta de la unidad familiar tiene que existir como tal a 31 de diciembre del ejercicio que se declare.

 

REQUISITOS TRIBUTACIÓN CONJUNTA

Los requisitos necesarios para optar por la tributación conjunta son los siguientes:

  1. Deben optar por ella todos los miembros de la unidad familiar. Basta con que uno de ellos decida tributar individualmente para que no sea posible la tributación conjunta.
  2. Una vez ejercitada la opción de la tributación conjunta, únicamente puede ser cambiada para ese mismo ejercicio si aún no ha finalizado el plazo de presentación de la declaración, pues una vez finalizado el mismo, la opción elegida vincula para ese ejercicio. ( Si una vez finalizado el plazo aparecieran nuevas imputaciones no declaradas o rectificaciones de la autoliquidación, y las mismas dieran un mayor coste fiscal por la tributación conjunta, la misma no se puede modificar). No obstante, la opción de la tributación tanto sea de carácter individual o conjunta, no vincula para ejercicios posteriores, ya que en cada ejercicio se puede optar por una u otra tributación.

 

REGLAS GENERALES

El régimen de tributación conjunta es básicamente idéntico al régimen de tributación individual de cualquier contribuyente del IRPF, sin perjuicio de ciertas reglas generales y/o especiales y que resumidas son las siguientes:

  1. Aplicación de las reglas generales. Para la determinación de la renta, base imponible, liquidable y deuda tributaria, se aplican las reglas de la tributación individual, sin que proceda elevar o multiplicar los límites o importes en función del número de miembros de la unidad familiar.
  2. Acumulación de rentas. Se acumulan todas las rentas obtenidas por los miembros de la unidad familiar
  3. Responsabilidad solidaria. Todos los miembros de la unidad familiar quedan solidariamente obligados frente a la Hacienda Pública, al pago de la totalidad de la deuda tributaria resultante de la declaración conjunta.
  4. Compensación de partidas negativas. En la tributación conjunta son compensables, con arreglo a las normas generales, las partidas negativas realizadas y no compensadas por cualquiera de los contribuyentes integrantes de la unidad familiar.

 

REGLAS ESPECIALES 

Las reglas especiales en el régimen de tributación conjunta son las siguientes:

  1. Reducción de la base imponible. El límite máximo de la reducción por aportaciones a los distintos sistemas de previsión social se aplica individualmente por cada partícipe o titular integrado en la unidad familiar.
  2. Mínimo personal y familiar. Con independencia del número de miembros, el mínimo personal es de 5550 euros anuales (Incrementado o reducido por las CCAA en cada caso).
  3. Reducción especial en la base imponible. Esta reducción especial, tiene dos posibilidades:

 

En la unidad familiar formada por ambos cónyuges con o sin hijos, la reducción por aportación a sistemas de previsión social se reduce en 3.400 euros, que se aplican a la base imponible general sin que ésta pueda resultar negativa por esta minoración. El remante si lo hay, minora la base imponible del ahorro, que tampoco puede ser negativa.

 

En la unidad familiar monoparental, (padre o madre con hijos menores) dicha reducción es de 2.150 euros anuales con las mismas reglas de aplicación. No obstante, la reducción no se aplica cuando el contribuyente conviva con el padre o la madre de alguno de los hijos que forman parte de su unidad familiar.

 

Una vez analizadas las distintas opciones que se derivan de la posible tributación conjunta, ya solo queda realizar todos los cálculos necesarios para que una vez aplicados todos los supuestos, nos decidamos por la aplicación de aquella tributación que más convenga a nuestros intereses.

 

Si necesitas una asesoría fiscal para el asesoramiento, presentación y liquidación de impuestos contacta con nosotros.

 

No hay comentarios

Postear un comentario

Abrir chat
Enable Notifications    OK No thanks